Nota introductoria

 

La Disposición Adicional Primera del Decreto 15/2007, de 19 de abril, por el que se establece el marco regulador de la convivencia en los centros docentes de la Comunidad de Madrid, establece lo siguiente:

“El presente Decreto será de aplicación en los centros docentes privados concertados, si bien la aplicación de aquellos preceptos relativos a competencias de los órganos colegiados y unipersonales se adaptará a la organización interna de dichos centros, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 54 y siguientes de la LODE”.

La LODE determina que, por el concierto, los centros privados concertados tienen obligación de tener un director, un consejo escolar y un claustro de profesores, con las competencias que dicha ley les atribuye. A partir de ese “mínimo”, el titular del centro puede añadir a estos órganos, por delegación, otras competencias, así como establecer en RRI aquellos otros órganos que considere oportunos con las facultades y competencias que determine.

Por este motivo, en lo que se refiere a las competencias de los órganos del centro (sean colegiados o unipersonales, así como del profesorado) en materia de convivencia y disciplina, el RRI puede adoptar las previsiones del Decreto de Madrid, o bien hacer un reparto competencial distinto.

En este RRI marco se ha optado, con carácter general, por seguir en esta materia las opciones del Decreto, si bien la referencia al Jefe de Estudios ha sido sustituida por el Coodinador General de Etapa. Por otro lado, consideramos de especial importancia que el titular reflexione sobre la oportunidad o no de otorgar a cualquier profesor del centro la competencia para sancionar a cualquier alumno cuando este infringe las normas de conducta en su presencia, tal y como permite el Decreto.

Reglamento de Régimen Interno

Ver o descargar