Entendemos el tiempo de comida como un espacio para la salud y el reposo.

La oferta alimenticia a nuestros alumnos cubre todas sus necesidades nutricionales, tanto las dietas necesarias por prescripción facultativa como los menús culturales elaborados teniendo en cuenta las características de cada zona geográfica. El diseño de todos los menús esta realizado por los dietistas profesionales de Alcesa.
Además de comida de calidad es de cantidad, se les sirve una cantidad que se considera adecuado para cada edad y con el fin de no tirar comida, claro. Los críos pueden repetir del plato que más les guste, he intentamos que sean todos o casi todos.

En el Raimundo Lulio contamos con cocina propia, es decir, recibimos los productos frescos, los elaboramos, los cocinamos en nuestra cocina y los servimos recién hechos, calentitos y al gusto de todos nuestros pequeños y grandes alumnos. Conscientes de la importancia de una alimentación equilibrada, todas las semanas los alumnos comen de una manera u otra verdura, legumbres, pescado y carne. Cierto es que en ocasiones muy puntuales, los distribuidores no llegan a tiempo con el género fresco y ese día se modifica puntualmente el menú.

¿Qué comerán hoy?

Los menús están disponibles siempre en las noticias bajo el apartado menús 🙂

Ver los menús de este mes

Se llega a servir desde nuestra cocina a más de 500 comensales. Los profesores también comen el mismo menú que los alumnos. Nuestras encuestas de satisfacción a las familias y a alumnos nos refieren que el nivel de satisfacción con el servicio de comedor es alto.

Tenemos dos comedores amplios y en ellos se dan de comer a todos aquellos alumnos que lo solicitan, bien por mes completo, por semanas o días, según la petición de las familias. Se atiende a los distintos niveles en distintos horarios y distintos comedores, de tal manera que los alumnos de Infantil, que comen más despacio, empiezan antes y en un espacio donde se les atiende por personal cualificado y muy entregado a esta tarea. Se les prepara con antelación las bandejas para que no tengan que cargar ellos con la comida y tal cual llegan al comedor se sientan en las mesas y empiezan a comer como “leones y leonas”. En el otro comedor  se atiende a los alumnos de Primaria que sí pueden cargar con las bandejas y se sientan en amplias mesas donde comen tranquilamente sin molestar a sus compañeros pequeños.
Al rato que ya sale Secundaria, y ya han comido todos los chiquillos de Infantil, se atiende a los alumnos de Secundaria que solicitan quedarse a comer los días que tienen clase por las tardes, Lunes, Martes y Jueves. Las cocineras-camareras atiende con todo el afecto del mundo a cada criatura de tal manera que todos coman lo que se les ha servido y nadie se vaya al patio sin comer, chequean cada bandeja antes de ser llevada al Office.

Niños comiendo en el comedor del colegio Raimundo Lulio

Ningún alumno que se queda a Comedor sale del Colegio, al terminar de comer o antes de ello, están en el Patio cuidados y atendidos por profesores o cuidadores. Para el “recreo” de los mas pequeñitos contamos con una “Sala de los Sueños” donde cada alumno tiene su propia colchoneta, su almohadita y sabanita y se les crea un ambiente tranquilo como para que se echen una “siestecita” de esas que les repone para el resto del día. Por otro lado, los compañeros de Infantil tienen un patio a parte de los mayores, de tal manera que no se interfiere en el juego de unos con los juegos de los otros. Los más mayores cuentan con un amplio patio y dos canchas de Volley y Baloncesto para “recrearse” hasta el inicio de la jornada por la tarde.

La encargada del comedor (Srta. Rosi) está a disposición de los padres a partir de las 4 de la tarde, de lunes a viernes, para poder comentar las posibles incidencias y evolución de su hijo en el comedor. Pueden preguntar por ella en Portería.

La empresa que nos atiende es Alcesa,  desarrolla la actividad en régimen de contrata y tiene una amplia experiencia en el sector.